• Subcribe to Our RSS Feed

EDIDATA Addenda

Facilita tu operación diaria al adoptar la factura digital

La factura electrónica ya es una realidad en México. Todas las empresas han oído hablar de ella y muchas ya la utilizan cotidianamente. También se sabe que, a partir del año próximo, todas las empresas que tengan una facturación mayor a 4 millones de pesos tendrán que utilizar este modelo, ya que caducan sus comprobantes preimpresos que tramitaron en el 2010. Sin embargo, es importante aclarar el panorama sobre qué es este estándar de comercio y sus múltiples beneficios.

Es importante considerar que la factura electrónica es un documento digital que ampara un bien o un servicio y, a diferencia de las facturas tradicionales, el Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI) no puede ser falsificado por ser íntegro, verificable y único. Al emitir sus facturas bajo este esquema, las empresas en México se aseguran de cumplir con las disposiciones del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y de aumentar la eficiencia de su contabilidad.

La inversión que una pyme requiere para realizar sus facturas de manera electrónica es menor a los beneficios que obtendrá al hacerlo. Si bien la autoridad no obliga a las pymes a utilizar un CFDI, las grandes cadenas comerciales sí lo solicitan a sus proveedores actualmente. Además, el tiempo de revisión de la contabilidad será menor que de manera tradicional. Al migrar a la facturación electrónica, las empresas también tendrán un ahorro de 80% comparándolo con el proceso tradicional, pues no necesitan espacios físicos de almacenamiento de facturas en papel, gastos logísticos (mensajero, mensajería, etc.) realizar impresiones o contratar a un impresor autorizado.

Realizar la facturación mediante el esquema CFDI también facilitará la interacción entre clientes y proveedores, ya que todos tendrán muy claro cuáles son los montos de la transacción y que ésta no pueda ser alterada o modificada. Será mucho más fácil la contabilidad y la transacción será muy rápida y eficiente.

Este salto tecnológico puede, a primera vista, parecer complejo para muchas empresas; sin embargo, los empresarios que aún no hayan migrado a este sistema pueden acercarse a EDIDSA como el punto de inicio de la factura electrónica en México.